Velasco alega problemas de salud para no declarar sobre el ´caso Bezana Lago´

El constructor José Manuel Rojo aseguró que no sabía que existieran dos informes técnicos desfavorables

El ex alcalde de Bezana y actual concejal en el Ayuntamiento por el Partido Popular, Jerónimo Antonio Velasco, no acudió ayer a declarar en relación al ´caso Bezana Lago y Bezana Bella´ alegando «problemas de salud» de los que su abogado informó al juez. Sí lo hicieron el resto de los citados: los constructores José Manuel Rojo (Construcciones Nueva Bezana), y Javier Carabaza (Carabaza Hidalgo) y dos antiguos empleados de esta última empresa, así como la técnico jurídico y el arquitecto municipal, a quienes el juez rectificó su condición de imputados por la de meros testigos.

El proceso abierto por el llamado ´caso Bezana Lago y Bezana Bella´ trata de averiguar si el convenio urbanístico firmado en 1997 por el ex alcalde, Velasco, permitió o no el incremento de edificabilidad de forma contraria a la normativa en unos locales de Bezana Lago que luego se pusieron a la venta generando, según informes periciales, unos beneficios de unos 10 millones de euros que irían a manos del promotor, Rojo.

Una denuncia presentada en septiembre de 2006 por la presidenta de la Asociación de Vecinos Independiente de Bezana (ADVI), Milagros Bárcena puso en alerta a la Fiscalía de Medio Ambiente y Urbanismo, que apreció en los hechos un supuesto delito de prevaricación y contra la ordenación del territorio y procedió, por tanto, a iniciar la investigación.

En ausencia de Velasco, a quien el juez citará en los próximos días, el constructor José Manuel Rojo habría reconocido al juez que sí firmó dicho convenio urbanístico con el ex alcalde pero que no tenía conocimiento en ese momento de que existieran dos informes técnicos desfavorables al mismo.

Por su parte, Javier Carabaza habría explicado al juez que contaba con las cédulas de habitabilidad necesarias para la edificación de los cerca de 70 chalés en la urbanización Bezana Bella y que el Plan Parcial de la zona les permitía construir incluso 4.600 metros cuadrados más de los que finalmente se hicieron.

Testigos, no imputados

La presencia en la sala del juzgado del arquitecto y la técnico jurídico del Ayuntamiento de Bezana, citados a declarar como ´imputados´, perdió toda su magnitud mediática cuando se notificó a ambos que un error administrativo en sus respectivas citaciones les consideraba ´imputados´ en el caso cuando debieran ser simples ´testigos´.

Resuelto el malentendido, y ya al corriente de lo que había sucedido, la parte demandante rechazó interrogar a los funcionarios, que, finalmente, no tuvieron que responder al juez sobre su actuación en estos procesos.

Esta es la segunda vez que, dentro de este mismo procedimiento, los dos empleados del Ayuntamiento son llamados a declarar por el juez con una condición y momentos antes de prestar declaración son interrogados con otra. Como se recordará, el 17 de febrero de 2009, los dos, junto al secretario y aparejador municipales, acudieron a los juzgados citados por el magistrado en calidad de imputados por el ´caso Bezana Lago y Bezana Bella´ pero, momentos antes de producirse el interrogatorio, la Sala se dio cuenta del error y les reclamó como simples testigos de los hechos.

Fuente: El Diario Montañés

A %d blogueros les gusta esto: