Bezana tiene 1,8 millones de euros en facturas por cobrar

El Pleno excluye de la contabilidad municipal los primeros 55.000 euros correspondientes a recibos ya prescritos y que, por tanto, ya no podrá reclamar

El debate que mantuvieron ayer los grupos de la Corporación en torno a las facturas que el Ayuntamiento de Santa Cruz de Bezana tiene pendientes de cobro desde hace más de una década fue breve, pese a lo desorbitante de la cifra que se adeuda a esta administración. Son cerca de 1,8 millones de euros los que distintos organismos, entidades y particulares deben al Consistorio, que está analizando recibo a recibo si puede seguir reclamando la deuda o, por el contrario, ha prescrito ya.

La primera fase del análisis, que constata que más de 55.000 euros correspondientes a 2001, 2003 y 2005 han caído demasiado tiempo en el cajón del olvido y, por tanto, ya no son reclamables, fue llevada a Pleno para proceder a su depuración. Los votos del Partido Popular -la oposición se abstuvo- permitieron que esta cuantía se excluyera de la contabilidad.

El portavoz del PRC, Jerónimo Antonio Velasco, arrojó sus propias conclusiones al respecto. Por un lado, que «el Ayuntamiento ha bajado la presión sobre el deudor» y, por otro, que «había una mayor eficiencia cuando la recaudación era privada». Por su parte, el portavoz del PP, Juan José Rodríguez, aseguró que esta medida adoptada por el equipo de Gobierno actual para «evitar» la prescripción de los recibos surgió a raíz de la incorporación de un funcionario con plaza, que es quien se encargará de concluir un análisis que implica ingresos y gastos y que, prácticamente, acaba de comenzar. De momento, lo que se sabe es que la deuda municipal -1,2 millones de euros- es inferior a lo que queda pendiente de ingreso en las arcas.

La reciente adjudicación del servicio del suministro de agua también dio de sí durante la sesión de ayer. Los 336.000 euros que el Ayuntamiento se va a ahorrar al dejar de asumir una gestión que ahora atribuye a un tercero sirvieron para que algunos grupos presentaran sus propuestas acerca de a dónde se debe dirigir la cuantía. Los intentos del PSOE por destinarla al fomento del empleo, el comercio y las ayudas a las familias con menos recursos y los de ADVI por tratar de liquidar la deuda, sirvieron de poco. La mayoría del PP bastó para rechazar ambas enmiendas y aprobar la modificación de crédito o, dicho de otro modo, la liberación del importe.

Por unanimidad salió adelante la bonificación del 40% sobre el impuesto de Construcciones (ICIO) que se aplicará a la empresa Gesvicán, encargada de acometer las obras del futuro Centro de Salud de Bezana. La aprobación provisional del sector 8 de Mompía también fue aprobada, así como la unificación de dos puestos de trabajo en el Ayuntamiento en uno solo.

Fuente: El Diario Montañés

A %d blogueros les gusta esto: